Saltar al contenido
SUELO PELVICO

Todo lo que necesitas saber sobre el suelo pélvico

problemas de suelo pelvico

Es la musculatura que se encuentra en la parte inferior del abdomen. Su tremenda importancia se debe a que estos músculos y tendones son los que sujetan en su posición correcta la vejiga, vagina, útero, uretra, próstata y recto. En definitiva, los órganos pélvicos. De ahí su nombre. Evidentemente, el correcto funcionamiento de todos estos órganos depende directamente de la salud de la capa muscular que los sostiene, o sea, del famoso suelo pélvico.

Esta red de músculos y ligamentos no sólo son importantes en la anatomía femenina, sino que son igual de determinantes en la masculina. También son los encargados de mantener abiertos o cerrados los esfínteres. Así que los escapes de orina dependerán directamente de su fortaleza o flaccidez.

Si aún tienes problemas para identificar estos músculos, lo tienes muy fácil. Sólo tienes que probar a retener al orina. Esos músculos que estás apretando son los que nos están trayendo tanto dolor de cabeza.

¿Cómo solucionar mis problemas de suelo pélvico?

Desde nuestra web te vamos a ofrecer distintas alternativas, todas ellas orientadas a reeducar tu suelo pélvico. Si estás decidida a poner fin a esa debilidad de tu zona pélvica que está arruinando tu vida social y sexual, te recomendamos que prestes atención a las diferentes opciones y elijas la que mejor se adapte a tus circunstancias.

problemas de suelo pelvico

✅ Ejercicios de Kegel

Son una serie de ejercicios que tienen como objetivo lograr contraer los músculos de la pelvis con objeto de fortalecerlos.

✅ Bolas chinas

Consiste en dos bolitas. Una introducida dentro de la otra. Se colocan en el interior de la vagina y al andar generan una vibración que activa nuestro suelo pélvico.

✅ Conos vaginales

Al introducir uno de estos conos en la vagina, su peso, provoca en los músculos pélvicos contracciones pasivas.

✅ Electroestimuladores

Trabajan nuestra musculatura pélvica provocando contracciones gracias a la aplicación de una pequeña corriente eléctrica.

✅ Biofeedbacks

Registran, cuantifican y evalúan las contracciones de nuestros músculos pélvicos, permitiéndonos un riguroso control de la evolución de nuestro entrenamiento.

✅ Pilates

Nos ayuda a tonificar el suelo pélvico mediante ejercicios que fortalecen nuestra zona lumbar y abdominal.

✅ Fisioterapia pelviperineal

Se trata de técnicas de terapia manual, masaje perineal, gimnasia y tratamientos con ejercitadores.

✅ Cirugía

En los casos más graves en los que el debilitamiento es total y han fallado todas las demás opciones, se puede abordar la recuperación del suelo pélvico con cirugía.

¿Qué sucede cuando se debilitan los músculos pélvicos?

Los músculos pélvicos tienen un funcionamiento complejo. Mantienen una tensión concreta y son capaces de adaptarse a todo tipo de movimientos posturales. Con su debilitamiento se desencadenan una serie de afecciones que pueden suponer una auténtica pesadilla:

musculos pelvicos debiles

🌷 Pérdidas de orina 

Que seguro que no te hacen ni pizca de gracia, pero la incontinencia urinaria es lo más típico y son los primeros síntomas que alertan de que algo no va bien. Se inicia muy levemente, con pequeñas pérdidas al reírse, levantar un peso, bailar, saltar, estornudar etc.

🌷 Incontinencia fecal

Si no te hacía gracia la incontinencia urinaria con ésta te vas a partir de la risa.

 🌷 Prolapsos

Que no sabrás lo que son pero tampoco te va a gustar. Resumiendo, consiste en la caída de los órganos intraabdominales. Es una consecuencia típica cuando los músculos que sujetan estos órganos se vuelven laxos.

 🌷 Disfunciones sexuales

Para variar. Y de todo tipo. Relaciones sexuales dolorosas. Insensibilidad vaginal y falta de intensidad en los orgasmos (anorgasmia). Resumiendo, se acaba el sexo.

 🌷 Dolores de espalda

Las lumbares te van a machacar a dolor. Justo ahí, en la parte baja de la espalda.

¿Aún no conoces Epi-no Delphine Plus?

Epi-no es un extraordinario aparato utilizado habitualmente por fisioterapeutas y ginecólogos, que te permite trabajar el fortalecimiento de su suelo pélvico antes y después del parto. Además te ayuda a ensayar la expulsión de tu bebé, para que cuando llegue el ansiado momento de dar a luz, tus músculos pélvicos estén entrenados y puedas disfrutar plenamente de la experiencia única de ser mamá.

Y lo mejor de todo es que podrás ejercitar tus entrenamientos desde tu propia casa. Pincha sobre la imagen y sabrás más sobre este formidable aparato.

Epino Delphine Plus

Un tercio de las mujeres sufren problemas pélvicos

Como comprenderás estas afecciones tienen consecuencias muy directas, no sólo sobre la salud física, sino también sobre la autoestima y las relaciones sociales. Si te vas meando por ahí y encima de sexo nada de nada…

problemas suelo pelvico

De todas formas tampoco tienes que alarmarte excesivamente. No se suele hablar de ello, pero un tercio de las mujeres en edad adulta, tienen en mayor o menor medida, problemas relacionados con su suelo pélvico. Ojo, una de cada tres. Así que, desde luego, no eres la única. Ni mucho menos.

Lady System la mejor terapia con conos

Son muchas las mujeres que confían en Lady System para iniciar su gimnasia de rehabilitación de suelo pélvico. Porque Lady System aporta un sistema de conos que ejecuta una contracción natural de tus músculos pélvicos. Fortaleciéndolos de manera fácil y progresiva. A tu medida.

lady-system-para-suelo-pelvico

Suelo pélvico y embarazo

Con el embarazo sufre la musculatura pélvica de una manera importante. Si estás embarazada lo notarás con pequeñas pérdidas de orina. Se deben precisamente a eso; a que la musculatura pélvica ya no puede ejercer su función correctamente y por lo tanto se produce el “descolgamiento” de los órganos.

suelo pelvico y embarazo

Pero lo peor está por venir. En el momento de dar a luz, estos músculos tienen que estirarse tanto que van a sufrir un gran impacto. Las consecuencias dependerán de cada caso concreto. Los partos vaginales complicados que requieren episiotomía son fatales para el suelo pélvico. ¿Sabes lo que es una episiotomía no? Pues abreviando, cuando tienen que cortarte un poco para ampliar el espacio para que pueda salir el bebé.

¿Afecta la menopausia al suelo pélvico?

Pues sí. Lamentablemente también lo debilita. Y si encima llegas a la menopausia con los bajos debilitados por algún embarazo, pues aún peor. Parece difícil escapar del deterioro progresivo que afecta a esta parte tan sensible de nuestra anatomía. Así que lo mejor es que te pongas las pilas cuanto antes.menopausia y suelo pelvico

Causas de debilitamiento del suelo pélvico

Como hemos indicado anteriormente, el embarazo y la menopausia, son dos de los principales factores culpables del debilitamiento y deterioro del suelo pélvico. Pero también algunos deportes son perjudiciales y luego otros factores como la obesidad y el estreñimiento.

debilidad suelo pelvico

Sobrepeso: el sobrepeso afecta a la debilidad del suelo pélvico. Y ya sabes que cuando te quedas embarazada, en muchas ocasiones el sobrepeso está ahí encima. Es de lo más común que un embarazo lleve acompañado un aumento excesivo de peso. Vas a engordar peligrosamente casi sin darte cuenta. Incrementando la debilidad pélvica y favoreciendo la incontinencia urinaria y fecal. Evidentemente, la obesidad en sí produce el mismo efecto.

Edad: a mayor edad, mayor debilidad en la musculatura de la pelvis. Ya que ésta, con los años, cada vez es menos elástica. Y si te quedas embarazada a una edad avanzada, ya ni te digo. Para tu información, si tienes más de 35 años, ya tienes una edad avanzada en términos de pelvis.

Estreñimiento: el embarazo también disminuye el tránsito intestinal, y esto, como ya imaginarás, también es perjudicial para el suelo pélvico. El esfuerzo al defecar daña nuestro equilibrio pélvico. Ya que el estreñimiento favorece el prolapso. Por lo tanto, aunque no estés embarazada, si tienes estreñimiento crónico, tienes el mismo problema.

Running: supongo que no te lo esperabas. Todo el mundo dice que correr es bueno. Que el runinng es saludable y está muy de moda. Pues sí, pero está demostrado que correr ocasiona un aumento repetitivo de la presión intraabdominal y debilita tu suelo pélvico. Y no sólo correr. También el tenis, el atletismo, las pesas…

Tabaco: pues sí. El tabaco también es malo para esto.

Episiotomía y suelo pélvico

Como te indicábamos antes, la episiotomía consiste en ampliar el conducto por el cual va a pasar el bebé para facilitar su salida. Es de lo más común en un parto. Seguro que conoces a muchas madres que se lo han realizado. Que les han tenido que poner puntos. Se efectúa cuando se alarga mucho el parto. A pesar de que la madre empuja, no consigue expulsar al bebé.

episiotomia suelo pelvico

También se opta a veces por esta ampliación de la vagina para evitar desgarros aparejados a la expulsión. ¿Por qué? Pues porque las madres por encima de los 35 años tienen poca elasticidad en su suelo pélvico, lo cual dificulta su expulsión. Cuando te encuentres en la sala de partos, la prioridad será disminuir el sufrimiento fetal y a la menor duda se opta por la episiotomía.

En definitiva, como ya habrás comprobado, que salgas del hospital con tu bebé y una episiotomía es de lo más normal del mundo. Pero cuando vuelvas a tu casa es cuando empezarás a notar los problemas asociados a esta intervención quirúrgica. Al fin y al cabo, tienes una lesión en tus partes íntimas.

Es posible que tengas dolores durante meses en tus relaciones sexuales y que tengas que acudir a un fisioterapeuta del suelo pélvico para que te ayude a tonificar la zona afectada. Necesitarás ayuda profesional para realizar unos ejercicios de rehabilitación. Al menos si quieres volver a tener sexo.

Visto lo visto, te preguntarás cómo puedes evitar que te sometan a una episiotomía en el parto. Pues muy fácilmente, trabajando la elasticidad del suelo pélvico antes del parto. Para que sea lo suficientemente flexible para no necesitar recurrir a esta desagradable operación quirúrgica que va a arruinar tu vida sexual.

Fortalece tu suelo pélvico y mejora su elasticidad

Te recomendamos llegar al parto habiendo mejorado la musculatura y la elasticidad de tu suelo pélvico. Así evitarás los desgarros del periné y otras patologías muy comunes en los nacimientos. Para ello es muy recomendable la técnica del masaje perineal y también puedes utilizar los productos que te ofrecemos en nuestra tienda: bolas chinas, conos, etc. Conseguirás evitar la temida episiotomía. O al menos, disminuirás sustancialmente las probabilidades de que te tengan que someter a esta desagradable operación.

suelo pelvico fuerte y elastico

También mejorará o desaparecerá la dispareunia, que aunque el nombrecito suene muy raro, no es más que los dolores que te van a proporcionar las relaciones sexuales si tu suelo pélvico no está apunto. Lo ideal es que visites la consulta de un fisioterapeuta especializado en fortalecimiento de la musculatura del suelo pélvico.

Parto vaginal y suelo pélvico

Es fundamental que realices la gimnasia adecuada para fortalecer tu suelo pélvico. Necesitas llegar al parto con la mayor elasticidad posible. El parto siempre implica un estiramiento brutal de los músculos de tu pelvis. Es inevitable. Y desde luego, es peor si tu bebé viene grande. Estos estiramientos son tan espectaculares, que ocasionan habitualmente daños irreversibles en las fibras musculares. Con el temido debilitamiento y descolgamiento del suelo pélvico, que ya sabes lo que supone. ¿Te lo recordamos? Incontinencia urinaria y fecal. Dolor en las relaciones sexuales. Dolores de espalda…

parto vaginal suelo pelvico

Cada mujer tiene una estructura pélvica diferente. Algunas tienen una elasticidad mayor que otras. Y además la edad influye de manera determinante. Por otro lado, pasado el parto, nuestra pelvis comienza a recuperarse por sí sola. No obstante, todas vamos a tener en mayor o menor medida un debilitamiento de la zona afectada y todas podemos paliar las consecuencias mediante una gimnasia adecuada.

Pérdidas de orina tras el embarazo

A estas alturas ya sabrás que si tienes pérdidas de orina, muy probablemente se deben al debilitamiento de tu suelo pélvico. Sobre todo si eres mamá. Esta incontinencia urinaria es uno de los efectos que se producen por culpa del llamado “descolgamiento” de los órganos pélvicos.

perdidas de orina

La vejiga ha descendido. Ya no se encuentra en su posición habitual. Y este cambio de ubicación ha menguado su capacidad para retener la orina. Son normales los pequeños escapes. Es lo que se denomina incontinencia urinaria posparto. Hay un nombre para todo, aunque eso no te tranquiliza. ¿Verdad?

Se te escapa la orina al toser, al reír o al estornudar. No puedes ni hacer deporte tranquila. El menor esfuerzo provoca que te mees encima. Normal. Todos estos pequeños esfuerzos actúan directamente sobre la presión abdominal de tu suelo pélvico. Cuando éste funciona correctamente, soporta esta presión sin problemas, pero cuando se ha debilitado por un parto o por los otros factores que te hemos indicado, ya no es capaz de sujetar la orina. En algunos casos es peor aún y las pérdidas se producen incluso por un simple cambio de postura.

La buena noticia es que dentro de lo que cabe, es normal. Durante los primeros meses tras el parto, se va ubicando todo en su sitio y de manera natural debería revertirse tu problema. No obstante, volvemos a lo mismo. Esto se soluciona fácilmente con ejercicios de fortalecimiento del suelo pélvico antes del embarazo y después.

Cesárea y suelo pélvico

Es cierto, una cesárea programada te puede solucionar los problemas del suelo pélvico. ¿Pero conoces las consecuencias de una cesárea y sus riesgos? La cesárea está pensada para proteger a tu bebé. Es un procedimiento de urgencia que se realiza cuando se detecta sufrimiento fetal o la expulsión no es efectiva. Desde luego, para lo que no está pensada es para proteger tu suelo pélvico.

cesarea y suelo pelvico

Has de saber que estamos hablando de una cirugía abdominal abierta. Que estás asumiendo los riesgos inherentes a las cirugías. Todo debería ir bien. El inconveniente está en la recuperación. Te van a rajar sin contemplaciones. Te sacarán al bebé y te coserán con grapas. Te perderás parte de la experiencia vital de la maternidad por culpa del atontamiento de la anestesia. Y puede que tampoco puedas disfrutar de la experiencia “piel con piel”. Ya que descansarás en un quirófano y tardarán a subirte a planta. El bebé estará con su padre antes que contigo. Y su padre tampoco podrá participar en el parto.

La recuperación será lenta y dolorosa. No podrás ni agacharte a coger tu bebé en la cuna y dependerás de tu pareja o familiares para todo. La buena noticia es que tu suelo pélvico no sufrirá, pero la mala es que no te has librado amiga. Sólo has retrasado el problema. Con la menopausia, con los años, etc, el problema estará ahí. Si quieres solucionarlo tienes que trabajar tu suelo pélvico. Los atajos son pan para hoy y hambre para mañana.

Cirugía, suelo pélvico y fisioterapia

Los problemas de suelo pélvico se pueden tratar con fisioterapia perineal. Aporta buenos resultados y no tiene efectos secundarios. Estamos hablando de una fisioterapia de prevención, para tratar la musculatura pélvica necesaria para el parto. Se pueden efectuar estos tratamientos antes del embarazo, durante el embarazo y después de dar a luz.

Se trata básicamente de flexibilizar la musculatura de la pelvis para facilitar el parto. Cuando se ha producido el parto, las sesiones de fisioterapia siguen enfocadas a mejorar la musculatura, para evitar las pérdidas de orina y otras disfunciones consecuencia directa o no de la maternidad. Como serían las molestias sexuales, la incontinencia fecal, los dolores de la pelvis, prolapsos y rehabilitación tras una cirugía.

cirugia suelo pelvico

Te preguntarás cómo son estas sesiones de fisioterapia pelviperineal. Pues verás, se trata principalmente de ejercicios de suelo pélvico, técnicas de terapia manual, masaje perineal, gimnasia y tratamientos con aparatos como ejercitadores y electro estimuladores de suelo pélvico, el famoso Epi-no, el Fitball o pelota suiza, bolas chinas, biofeedback etc. Como verás puedes adquirir en nuestra tienda muchos de estos productos y realizar desde casa los ejercicios necesarios para fortalecer tu suelo pélvico.

No obstante, si tu suelo pélvico está muy deteriorado, tendrás que pasar por el quirófano. Será la única manera de solucionar las incontinencias urinarias y fecales, o para tratar un prolapso. De todas formas no te agobies. Es una cirugía muy frecuente. Pero ¡ojo! Que a largo plazo parece que ya no es tan efectiva. Por eso se aconseja complementar esta cirugía con un programa de fisioterapia.

Epidural y suelo pélvico

Si estás embarazada seguro que estás pensando en la epidural. Cómo no. Y haces bien, porque aunque te digan los contrario, y siempre hay excepciones, los dolores de las contracciones son espantosos y con la epidural son cero. La elección está clara, ¿verdad? A no ser, claro está, que seas partidaria de un parto lo más natural posible y quieras sentir el nacimiento de tu bebé con todas las consecuencias. Si ése es tu caso, eres una valiente.

epidural suelo pelvico

No obstante, si te has decidido por la epidural, has de saber, que el problema que presenta, es que inhibe el reflejo expulsivo natural del parto. O sea, que no empujas tanto como debieras. Y si no empujas ya sabes lo que pasa. Pues que a lo mejor hay que ayudarte a la expulsión con instrumental (fórceps, espátulas, ventosas, etc), lo cual, una vez más acaba dañando tu suelo pélvico.

Prepara físicamente tu suelo pélvico para el parto

El parto es empujar y más empujar. Has de empujar con una fuerza descomunal. La musculatura abdominal realiza la mayor parte del trabajo, pero no sólo es cuestión de musculatura, también lo es de resistencia. Cuanto mayor sea tu preparación física, más efectivos serán los empujes y más rápido se desarrollará el proceso de expulsión del bebé. Y cuanto más rápido mejor irá todo. Menor dolor, menor sufrimiento para el bebé y menos deterioro de tu zona pélvica.

suelo pelvico y parto

Pero para ello hay que preparar físicamente tu suelo pélvico. Realizando los ejercicios recomendados. Con ejercitadores, electro estimuladores, bolas chinas, fitball etc. Tómatelo con calma. Acudir a un parto sin preparación es como no haber hecho deporte nunca y apuntarse a una maratón. Al final llegarás a la meta, o te harán llegar, pero esa carrera puede ser la peor pesadilla o puedes soportarla con control y entereza. Empieza poco a poco y enseguida notarás una mayor elasticidad en tu zona pélvica.

Sexualidad y suelo pélvico

La mayor o menor sensibilidad en la vagina, dependerá directamente del tono muscular del suelo pélvico. Por lo tanto, el placer sexual que puedas experimentar está muy relacionado con la salud de estos músculos que conforman el perineo.

sexualidad y suelo pelvico

Ejercicios Kegel para fortalecer el suelo pélvico

ejercicios kegel suelo pelvico

El suelo pélvico no existió hasta que el doctor Arnold Kegel apareció en escena con una serie de ejercicios de su invención destinados a fortalecer la musculatura pelviana y evitar las pérdidas de orina. La filosofía de este brillante doctor, iba enfocada a volver a fortalecer unos músculos, que se habían debilitado, mediante una serie de ejercicios específicos para reeducar la parte baja de la pelvis.

Lo importante es comprender que esta debilitación pélvica no es irreversible. Se puede volver a recuperar la fortaleza y elasticidad perdida. La gimnasia de Kegel se centra básicamente en la contracción de los músculos abdominales profundos. Son ejercicios para realizar diariamente. Trabajando la espalda, el abdomen y la pelvis. Para conseguir mejorar sensiblemente el control sobre los esfínteres y recuperar nuestra calidad de vida.

Dolor de espalda tras el parto y suelo pélvico

Si te duele la espalda tras el parto, tienes todas las papeletas para padecer incontinencia urinaria. Ese dolor que sientes en la zona baja de la columna, que se expande hacia las nalgas, tiene su origen en las articulaciones de la pelvis y una vez más en la debilidad del suelo pélvico.

dolor espalda suelo pelvico

Es normal tener estos dolores durante el embarazo, pero muchas veces continúa tras dar a luz y se incrementan las posibilidades de padecer pérdidas de orina. Para ello es fundamental efectuar ejercicios de fortalecimiento del suelo pelviano antes y durante el embarazo. De este modo, lograremos contrarrestar los efectos del embarazo sobre nuestra pelvis, y mejorar su salud, elasticidad y fortaleza de cara al nacimiento de nuestro bebé. Y sobretodo a nuestra recuperación posparto.

Consulta a tu médico si tienes problemas de suelo pélvico

En nuestra web hemos trabajado para recopilar y presentarte la mejor información sobre suelo pélvico. Esta información no pretende sustituir el asesoramiento otorgado por tu médico o profesional cualificado. Cualquier tema relacionado con la salud ha de ser tratado con el debido respeto y prudencia. Nuestra labor es meramente informativa y de asesoramiento. Nos hemos asesorado concienzudamente pero no somos especilistas en la materia. Por favor, no utilices esta información, ni cualquier otra obtenida por internet, para tratar un problema de salud sin consultar antes con tu médico. Y sobretodo, no te agobies, las afecciones de suelo pélvico son muy comunes y tienen solución. Ánimo y ponte manos a la obra.

 

Si te ha gustado este artículo, por favor compártelo en tus redes sociales, de esta manera nos ayudas a seguir trabajando en la web y gestionar nuevos contenidos. Muchas gracias.